Superación Personal

«Poema de Jesús de Quince Años a María»

Enrique Romero Recordando mi niñez ajena

Recordando mi niñez lejana,

Madre querida, te escribí un poema,
recordando de niño, todo lo que he visto,
y hablaba a mi Padre, por el cual existo,
y no puedo evitar sentir una pena,
por tantas escenas vividas de Egipto.

Madre, vi tu vestido
y en Egipto pensé de inmediato,
en los años de mi infancia,
cuando en gentil elegancia,
añil azul y dorado grato,
adornaban mi añoranza.

Lindos recuerdos, cuando papá construía,
las sillas señoriales y las mesas de abolengo,
donde Faraón y la corte en estancia,
lo felicitaban por su gran talento;
todo esto madre, lo recuerdo ahora,
pensando en papá y en lo que de él tengo.

Me acuerdo también de aquellos paseos,
desde el Nilo hasta Heliópolis, hasta llegar a El Cairo,
donde el sol del desierto nos tostaba el rostro,
y nos refugiábamos en Matariah bajo tu arbusto,
pero nada como Maadi, donde estaba la casa,
donde el Ángel anunciara el retorno justo.

Del Sinaí a Palestina, hasta mi Nazareth amada,
viajaron los recuerdos de mi tierna infancia,
en la arena ardiente quedaron las penas,
y en los refugiados con sus tristes ansias,
al ver tu vestido madre mía querida,
y al ver sus colores en sus ondas parcas.

Escrito por: Juan Carlos Rivas Pérez