Fundación Movimiento Integral Para La Vida

Fundación MIPV visitó la Fundación Casa Hogar Años Dorados

Enrique Alberto Romero Dominguez Fundación MIPV visita casa hogar años dorados

Honra a tu padre y a tu madre, es el precepto a que nos invita el 4to mandamiento de la Ley de Dios; y como leemos en la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios, en su capítulo 6 que es el primer mandamiento con promesa:

para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra, debes honrar a tu padre y a tu madre”.

En la Fundación Movimiento Integral para la Vida, hemos entendido este mandamiento desde la perspectiva análoga del Poeta venezolano Andrés Eloy Blanco, al haber existido un padre y una madre, muy aparte de si le conocimos o no, debe existir un agradecimiento ancestral con esa persona que nos regaló parte de sí para que hayamos alcanzado la vida, y eso se traduce en la honra que les deberíamos a todos los adultos mayores del género humano.

En un ancianato, está el reflejo de nuestros propios padres, y por eso respetamos su ser, su vida, su paso por el mundo y por el ámbito colectivo de los innumerables aportes que dieron en la construcción de este país, en sus juventudes y época productiva.

Casa hogar años dorados: un espacio de amor

La casa hogar años dorados fundada en el año 2014, brinda cuidados médicos y actividades de recreación a los residentes veteranos de la Fuerza Armada Nacional, que se encuentra ubicada en el Estado Vargas.

Allí nuestra Fundación, ha querido homenajear a estos baluartes de la existencia, ayudándoles  con sus necesidades de salud, y en conjunto con nuestro director Presidente: Enrique Alberto Romero Domínguez, hemos tenido la iniciativa, y con la asesoría de la Dra. Diana Rojas, jefa del servicio de medicina física y rehabilitación, de dotar de medicamentos  propios para la población geriátrica, que les ayude a mejorar sus condiciones de vida y salud en las actuales circunstancias por las que atravesamos en la cuarentena nacional.

De este modo se les dotó de medicinas  de uso general para los gerontes, y se les agasajó con un delicioso desayuno balanceado, que les diera la alegría del compartir en ese día tan especial.

La senectud, es una etapa tan peculiar de la vida humana, la cual debe ser vivida con la mayor dignidad y alegría posible. Cuando un niño, un joven, un adulto, sienten la calidez de esta etapa de su vida, se sensibiliza y prepara para lo natural, que es envejecer con amor y sencillez acompañado de sus seres queridos, sean ya sus padres o abuelos. Sentir en esta etapa de la vida la compañía y la comprensión de los tuyos, es uno de los regalos más hermosos que podemos darle a la humanidad.

En la Fundación Movimiento Integral para la Vida, les expresamos nuestra amistad y respeto.

Amigo soy, soy Amigo.